Hay 2 razones por las que los mosquitos prefieren picarte.

Los mosquitos son enormemente odiados por una gran cantidad de especies, no sólo los humanos sufrimos de picaduras, también otros animales llegan a sufrir por los constantes ataques de este pequeño artrópodo.

Además de ser molestos y ruidosos cuando vuelan cerca de tu oreja, estos animales pueden ser portadores de virus, es decir, son vectores de enfermedades ya que entran en contacto con el sistema vascular de personas y animales, favoreciendo el desplazamiento de los virus entre las especies.

Normalmente cuando pensamos en el tema, es común creer que no hay distinción en donde llegarán a picar los mosquitos, sin embargo existen factores que pueden predisponernos a lucir más apetecibles para ellos.

Curiosamente uno de estos factores es algo que hacemos de manera natural y está relacionado al simple hecho de respirar. De acuerdo con el estudio, se dice que el dióxido de carbono es un atrayente natural de los mosquitos.

Es fácil pensar que este es producido en mayor cantidad en adultos que en niños por ejemplo, así como viene de la mano el otro factor que nos acerca más a tener picaduras de moscos y es la producción de ácido láctico, producido más frecuentemente en personas de mayor estatura y mujeres embarazadas.

Se menciona que dentro de los estudios de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, se ha corroborado también que el olor corporal de las personas podría también estar estrechamente relacionado con la preferencia de los mosquitos hacia ciertas personas, llegando a ser un factor tan importante que pudiera dar pauta a servir como repelente natural el aroma propio de la persona.

Finalmente se dice que el grupo sanguíneo podría ser crucial en el número de picaduras, afirmando que las personas con el tipo sanguíneo O son las que sufren de picaduras con mayor frecuencia, mientras que las personas con tipo A y B son quienes menos se sufren de esto, con al menos la mitad de las incidencias con respecto de los tipo O.

Así como se ha descrito que existen colores que los atraen como el negro y el rojo, mientras que existen otros que, por el contrario, les pueden parecer desagradables, como es el caso del verde y el amarillo.

Aunque los mosquitos son atraídos por altas temperaturas, también llegan a poseer cierto favoritismo por picar en el área de los tobillos y pies, donde muchas veces llegamos a tener nuestro cuerpo al descubierto y toman la oportunidad para succionar un poco de sangre.

Ahora te será más sencillo identificar si presentas alguna de las condiciones que los mosquitos prefieren para alimentarse. Después de todo sería bueno comenzar a vestirse de verde de vez en cuando.

 

La información fue publicada en Actualidad.

Christian Ávila

Licenciatura en Biología en la Universidad Nacional Autónoma de México, gusto por las diversidades y con experiencia en técnicas moleculares y de diagnóstico, enfocado en el aprendizaje continuo y difusión de la ciencia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: