Algunos avistamientos de monstruos marinos se explican por las erecciones de las ballenas, sugieren los expertos

La «gran serpiente de mar», según Hans Egede. (Crédito: Biodiversity Heritage Library).

Las hipotéticas criaturas sin una explicación científica o monstruos marinos, criaturas que supuestamente han existido, son populares incluso en la actualidad. Debido a los múltiples testimonios de marineros se han expandido leyendas entorno a ello desde épocas muy antiguas. Nada más para poner un ejemplo podemos hacer mención del Kraken, un monstruo mitológico gigantesco que era atraído por la carne humana. No cabe duda de que estas historias han fascinado a los humanos durante siglos, no obstante, la explicación de algunos avistamientos puede ser en realidad el pene de alguna ballena.

Uno de estos avistamientos populares fue descrito por el misionero danés luterano Hans Egede, quién escribió que el 6 de julio de 1734, él y los que estaban a bordo de su barco habían visto «una criatura más terrible, que no se parecía a nada de lo que habían visto antes. El monstruo levantó el cabeza tan alto que parecía ser más alto que el nido del cuervo en el palo mayor. La cabeza era pequeña y el cuerpo corto y arrugado. La criatura desconocida usaba aletas gigantes que la impulsaban a través del agua. Más tarde los marineros vieron su cola también. El monstruo era más largo que todo nuestro barco».

Durante años, el misterio que rodea al monstruo del lago Ness en un lago de agua dulce en Escocia ha dado lugar a extrañas explicaciones y teorías de conspiración impulsadas por una fotografía a blanco y negro de la supuesta criatura. Snopes, un sitio web de verificación de hechos, explica que la imagen fue captada por el cirujano Robert Kenneth Wilson y varios supuestos avistamientos apoyaron la fotografía. Pero años más tarde, esta famosa imagen se reveló como un engaño, uno de los hombres involucrados en esta mentira, confesó poco antes de su muerte.

Un equipo de expertos publicó un artículo en Archives of Natural History, tras analizar el relato y el dibujo de Egede argumentaron que el avistamiento del terrible monstruo puede tratarse simplemente de alguna ballena. También se menciona que era posible que la «cola con forma de serpiente» fuera el «pene con forma de serpiente» de una gran ballena barbada. El estudio cita otros relatos similares relacionados con algunas de las especies de ballenas macho, que pueden medir 1,8 metros de largo y que generalmente se ven saliendo del agua en «un estado de excitación».

Los autores señalaron que no están sugiriendo que todos los avistamientos de serpientes marinas se expliquen con penes de ballena mal identificados. Aunque sí señalan al menos otro avistamiento de serpientes marinas que tenía algunos de los mismos indicadores de pene de ballena que el relato de Egede.

«A pesar de estas objeciones, incluso si el monstruo fuera una especie desconocida, las características diagnósticas (el golpe, las dos aletas evidentes y el posible comportamiento de ruptura) sugieren que se trata de un cetáceo. En última instancia, nunca lo sabremos con certeza», escribieron los autores del artículo. «Sea lo que sea lo que vio Poul Egede aquel día, ya sea una ballena gris, jorobada o franca del Atlántico Norte, una ballena sin cola o una especie desconocida, fue una visión muy inusual tanto en aquel momento como ahora».

Puede encontrar el artículo mencionado aquí.

Brandon Córdova

Redactor de ciencia para Enséñame de Ciencia y comunicador científico en Somos Cosmos. Estudia Ingeniería Ambiental en la Universidad Privada del Norte (UPN).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: