Encuentran a gatos en una granja de cuerpos humanos dándose un festín con los muertos

Probablemente ya sepas que tu amado gato te comerá felizmente si mueres.

Los gatos son quisquillosos por comer las mismas latas de comida de lujo que les has dado miles de veces antes, pero el pequeño Brad Kitt no tendrá reparos en devorar a mamá (esa eres tú) en cuanto no tenga pulso.

«Sí, tus mascotas te comerán cuando mueras, y tal vez un poco antes de lo que sea cómodo», dijo la antropóloga forense Carolyn Rando a Buzzfeed News en una historia de 2015 sobre animales que se comen a sus dueños: «Tienden a ir primero por el cuello, la cara y cualquier área expuesta, y luego, si no se descubren a tiempo, pueden proceder a comerse el resto».

Hace tiempo ocurrió el caso de un hombre que fue hallado días después de su muerte. Es espeluznante caso nos cuenta que su cabeza, cuello y parte de su brazo habían sido deshuesados, literalmente «hasta el hueso». Y cerca de esa área encontraron a 10 gatos también muertos. La policía forense descubrió que el hombre había muerto por una sobredosis de prescripción médica, a la cual también se sometieron sus mascotas cuando se lo comieron después de su muerte.

Los científicos forenses monitorean la actividad de los carroñeros en los cuerpos humanos, y al tener una observación más detallada, se dieron cuenta que los gatos salvajes hacen precisamente eso, y lo documentaron en un estudio en el Journal of Forensic Science.

Los restos humanos se colocan afuera, y se documentan, observan y fotografían al igual que cualquier otra escena del crimen, en la Estación de Investigación de Investigación Forense en Whitewater, Colorado. En estas instalaciones de investigación, se monitorea la actividad de los carroñeros, dos gatos en particular se infiltraron a la granja de cadáveres para comerse a los cadáveres en el transcurso de varias semanas.

El primer gato entró a la granja y comenzó a devorar el cuerpo de una mujer de 79 años, comenzando por los tejidos blandos y las capas de grasa. Un experimento no relacionado que hicieron fue poner el cuerpo dentro de una jaula, y el gato no pudo acceder al cuerpo. Cuando sacaron de la jaula a los restos, el mismo gato regresó con la misma mujer casi todas las noches por 35 días para seguir comiendo. Siguió ingiriendo la parte del área del pecho, y llegando a exponer el hueso de la parte superior del hueso izquierdo.

De igual forma, el segundo gato regresó por el cuerpo de un hombre de 70 años, 10 de las 16 noches, después dejó pasar un mes antes de volver a seguir consumiendo de los restos durante dos noches consecutivas.

«Lo que parecía ser el mismo gato fue visto en cámaras de juegos en toda la instalación, pero no mostró interés en ninguno de los otros 40 donantes adyacentes», escribieron los investigadores en el estudio, describiendo detalles espeluznantes. «El gato no hurgó en los nuevos donantes colocados en el momento de la recolección y en una etapa similar de descomposición».

El equipo de investigación menciona que estos casos de gatos salvajes (el equipo cree que no fueron domesticados, sino que nacieron y vivieron en la naturaleza)  la alimentación de basura es poco común, ya que prefieren ir de cacería, aunque no es algo que no se haya visto antes. Esperan que este informe nos ayude a comprender los comportamientos de estos carroñeros, que son frecuentes en Estados Unidos, y ayude a los investigadores a diferenciar entre daño tisular perimortem y post mórtem.

«En ambos casos reportados aquí, los gatos salvajes se dirigieron a áreas donde la piel había sido previamente penetrada», escribieron los investigadores. «Ambos gatos mostraron una preferencia por los cuerpos en descomposición relativamente temprana. La recolección comenzó cuando los cuerpos mostraron signos tempranos de descomposición y terminaron al inicio de la descomposición húmeda. El cese de la recolección al inicio de la descomposición húmeda puede explicarse por la preferencia de los felinos por tejido fresco «.

¿Sigues prefiriendo a los gatos en lugar de los perros?

La investigación original puedes encontrarla en Journal of Forensic Sciences. 

Ricardo Costello

Egresado del Tecnológico de Monterrey. Apasionado por la Ciencia.

Deja un comentario