La próxima supertormenta solar podría ocasionar un «apocalipsis de Internet» global que duraría meses

Representación artística de una tormenta solar en dirección a la Tierra

El Sol constantemente está bañando la Tierra con una neblina de partículas magnetizadas conocidas como viento solar. Lo bueno es que nos encontramos protegidos por el campo magnético, caso contrario terminaría en incalculables daños, este escudo protector terrestre desvía las partículas hacia los polos donde se producen las deslumbrantes auroras boreales y australes.

Una fuerte tormenta solar, se espera una vez cada 100 años aproximadamente, podría afectar de forma catastrófica a nuestra vida moderna y sumir al mundo en un «apocalipsis de Internet», advierte una nueva investigación presentada en la conferencia de comunicación de datos SIGCOMM 2021.

En la investigación, Sangeetha Abdu Jyothi, de la Universidad de California en Irvine y VMware Research, evaluó la solidez de la actual infraestructura de Internet frente a un evento meteorológico espacial tan extremo.

En resumen, una tormenta solar severa podría hundir al mundo en un «apocalipsis de Internet» que mantiene a grandes franjas de la sociedad desconectadas durante semanas o meses seguidos, escribió Sangeetha Abdu Jyothi, profesora asistente en la Universidad de California, Irvine.

Abdu Jyothi descubrió que las líneas de fibra óptica de larga distancia y los cables submarinos, que son una parte vital de la infraestructura global de Internet, son vulnerables a las corrientes producidas en la corteza terrestre por las eyecciones de masa coronal (CME) o también llamadas supertormentas solares.

«Una eyección de masa coronal (CME) implica la emisión de materia cargada eléctricamente y el campo magnético que la acompaña hacia el espacio. Cuando choca con la Tierra, interactúa con el campo magnético terrestre y produce corrientes geomagnéticas inducidas (GIC) en la corteza», explicó Abdu Jyothi en un tuit.

«Estas corrientes pueden entrar y dañar los conductores largos, como las líneas eléctricas», agregó. «En los actuales cables de Internet de larga distancia, la fibra óptica es inmune al GIC. Pero estos cables también tienen repetidores alimentados eléctricamente a intervalos de ~100 km que son susceptibles de sufrir daños».

Ya se tiene registro de estas supertormentas que provocaron daños significativos en el pasado. En 1859, un incidente llamado Carrington interrumpió las comunicaciones telegráficas. Y en el invierno de 1989, miles de residentes de Quebec (Canadá) se vieron sumidos en la oscuridad cuando se les cortó la electricidad.

Desde entonces, la civilización humana se ha vuelto mucho más dependiente de Internet global y el impacto de las supertormentas solares no sería uniforme en todo el mundo. El punto importante es que debemos considerar este riesgo al diseñar e implementar la infraestructura y las aplicaciones de Internet, explica Abdu Jyothi.

«El impacto económico de una interrupción de Internet durante un día en los Estados Unidos se estima en más de $ 7 mil millones», escribió Abdu Jyothi en su artículo. «¿Qué pasa si la red no funciona durante días o incluso meses?».

La investigación también menciona que la probabilidad de que sucedan tales eventos varía del 1,6% al 12% de probabilidad por década y que afortunadamente los avances tecnológicos modernos han coincidido con un período de débil actividad solar.

“¡NO TENEMOS IDEA de cuán resistente es la infraestructura de Internet actual contra la amenaza de las CME!”, agregó Jyothi. «Tenemos que replantearnos cómo hacemos el análisis de resiliencia en Internet».

El nuevo trabajo de investigación puede leerse aquí.

 

Brandon Córdova

Escritor aficionado de ciencia. Estudia Ingeniería Ambiental en la Universidad Privada del Norte (UPN).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: