Un cohete fuera de control de SpaceX se estrellará con la Luna en los próximos días

Lanzamiento de un cohete Falcon 9 (SpaceX)

En febrero de 2015, un cohete Falcon 9 de SpaceX fue lanzado desde una plataforma espacial de Florida con el objetivo de enviar al espacio a un satélite meteorológico. Completó su misión con éxito, pero ya no tenía suficiente combustible para volver a entrar en la Tierra, y según los expertos ahora está por estrellarse contra la Luna.

Su objetivo era poner en órbita un satélite de la NASA llamado Deep Space Climate Observatory (DSCOVR) en uno de los puntos de Lagrange a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra. Luego de quedarse sin combustible, la segunda etapa del Falcon 9 entró en lo que los científicos llaman una órbita caótica y, hace unos días empezó a dirigirse a la Luna con la que probablemente chocará a una vertiginosa velocidad de 9288 kilómetros por hora.

Según Bill Gray, un investigador independiente y desarrollador de software que rastrea objetos cercanos de la Tierra, la pieza de cohete que golpeará la Luna tiene aproximadamente cuatro toneladas. Los primeros datos indicaron que ya habría tenido un acercamiento el pasado 5 de enero, pero la colisión se espera para el 4 de marzo en el lado oculto de nuestro único satélite natural.

Gray hizo un llamado la comunidad de astrónomos aficionados para seguir la trayectoria del pedazo del cohete para validar la información, y sí, el evento fue confirmado.

Debido a que su órbita puede tener un cambio significativo (por efecto de la rotación), no se sabe con exactitud el lugar del impacto, aunque se sospecha que sería alrededor del ecuador de la luna en su lado más alejado, lo que significa que el impacto no será posible observarlo en tiempo real.

«Desgraciadamente, las observaciones serán básicamente imposibles hasta el 7 de febrero, cuando el objeto esté a baja elongación. Entonces tendremos una breve ventana de observación de un día o dos, durante la cual será brillante, estará cerca y se moverá rápidamente. Las observaciones deberían permitirnos precisar el punto de impacto con una precisión de un kilómetro más o menos, posiblemente mejor… lo cual es bueno, porque del 10 de febrero al 4 de marzo, volverá a estar en bajas elongaciones y no vamos a ver nada», escribió Bill Gray.

Si bien, no será posible observar el impacto desde la Tierra, hay satélites en órbita lunar que sí podrían hacerlo. Satélites como el Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA o el Chandrayaan-2 de la India, solo que tendrían que coincidir y las probabilidades de que estén arriba en el momento adecuado son bastante bajas. Quizá puedan realizar una maniobra y rastrar al objeto, cosa que no pasará si es considerado poco importante. Pero dejará un cráter que los científicos podrán observar más adelante y así aprender un poco más sobre geología lunar.

¿Esto debe preocuparnos? La respuesta corta es no, en lo absoluto (al menos por ahora). La Luna es golpeada constantemente, no con cohetes claro está, pero sí con objetos del espacio interestelar, los cuáles llegan a ser mucho más grandes, más veloces y dejan notables cráteres.

Por último, no es la primera vez que algo fabricado por humanos se estrella contra la Luna. En el 2009 lo hizo un satélite de la NASA, aunque a propósito para detectar firmas clave de hielo de agua. Gray dice que la vieja pieza del Falcon 9 marcaría el primer impacto lunar no intencional.

Brandon Córdova

Redactor de ciencia para Enséñame de Ciencia y comunicador científico en Somos Cosmos. Estudia Ingeniería Ambiental en la Universidad Privada del Norte (UPN).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: