El T. Rex no siempre dominó la cadena alimenticia. Conoce al gran depredador.

Hace aproximadamente 65 millones de años, la tierra comenzó una serie de cambios que afectaron drásticamente los ecosistemas. Lo más impactante fue la desaparición de los dinosaurios, que habían habitado la tierra por más de 160 millones de años, junto a otras especies de flora y fauna que se vieron afectados.

Hasta la fecha, se conocen más de 350 especies diferentes de dinosaurios, muchos de los descubiertos los últimos 20 años gracias a los avances tecnológicos de las últimas décadas.

En la gran mayoría de las películas y en la cultura popular, se muestran a los dinosaurios viviendo simultáneamente e inclusive que el hombre vivió con ellos, no obstante, vivieron en diferentes períodos y el ser humano nunca los vio vivos. A pesar de esto, sí coincidieron dos de las especies de dinosaurios más dominantes de todos los tiempos.

Algo que ha sido relevante en los últimos días es que hace unos 90 millones de años, un enorme depredador ápice, un dinosaurio carnívoro con dientes parecidos a los de un tiburón, rondaba lo que ahora es Uzbekistán, según un nuevo estudio de la mandíbula del gigante.

Otra sorpresa que se han llevado los paleontólogos ha sido que es que el depredador era mucho más grande (el doble de largo y más de 5 veces más pesado) que el conocido como dominante de la cadena alimenticia de esos tiempo: el tiranosaurio Rex.

En el desierto de Kyzylkum de Uzbekistán en la década de 1980, fue donde se encontró el trozo de mandíbula y los investigadores lo redescubrieron en 2019 en una colección de museo de Uzbekistán.

La bestia medía más de 7 metros de largo y pesaba 1000 kilogramos, lo que la hacía más larga que un elefante africano y mucho más pesada que un bisonte.

El descubrimiento de U. uzbekistanensis es la última evidencia conocida de un Carcharodontosaurio y un Tiranosaurio viviendo juntos antes de que los carcharodontosaurios se extinguieran, dijo el equipo.

«Nuestro descubrimiento indica que los carcharodontosaurios todavía eran depredadores dominantes en Asia hace 90 millones de años», dijo a WordsSideKick.com el investigador principal del estudio, Kohei Tanaka, profesor asistente en la Escuela de Graduados de Ciencias de la Vida y el Medio Ambiente de la Universidad de Tsukuba en Japón, a WordsSideKick.com en un correo electrónico.

No está claro por qué ambos depredadores tienen estas crestas, pero quizás sea un caso de evolución convergente, cuando especies que no están estrechamente relacionadas evolucionan para tener características similares, dijo Zelenitsky.

El estudio fue publicado en la revista: Royal Society Open Science.

Ricardo Costello

Egresado del Tecnológico de Monterrey. Apasionado por la Ciencia.

Deja un comentario