Los hombres sí sienten atracción entre ellos al calor de copas, según un estudio

La naturaleza social del humano está determinada por muchos factores que, desde un punto de vista psicológico y biológico, están regulados por la expresión de una gran cantidad de moléculas que repercuten en la estimulación del sistema nervioso central. 

Dichas cascadas de señalización pueden ser alteradas por diversas moléculas ajenas al cuerpo humano, las cuales ocasionan que los estímulos y respuestas naturales ocasionen comportamientos distintos entre los individuos. 

El ejemplo más popular de lo anterior, quizá sea el observado cuando el alcohol (presente en una gran cantidad de bebidas embriagantes) altera el sistema nervioso cuando este no puede ser metabolizado rápidamente por el hígado y por el complejo enzimático encargado de las destoxificación a expensas de la alcohol deshidrogenasa. Dicho de una manera “vulgar”, entramos en un estado de intoxicación (conocido como ebriedad), mismo que nos incita a realizar cosas que no haríamos en un estado natural: nos sentimos más seguros para realizar ciertas actividades sin medir sus consecuencias, aumento del valor… y, en el caso de algunos hombres, aumenta la atracción física entre ellos al calor de copas. 

Este último punto quizá sea el más popular, y por mucho tiempo se ha visto como algo que podría interpretarse como “bromas entre amigos”, pero de acuerdo con un estudio, este comportamiento podría deberse a una verdadera atracción que se produce durante el estado de ebriedad. 

El estudio, publicado en The Journal of Social Psychology, consistió en mostrarle una serie de imágenes y videos a un grupo de 83 hombres heterosexuales en un bar mientras enfiestaban. Al inicio todos aseguraron que les atraían las fotos y videos donde salían mujeres pero después de 10 “copitas” más o menos, su decisión cambió. Empezaron a considerar la posibilidad tener encuentros no solo con mujeres, también con hombres. “Utilizando un análisis de regresión moderado, encontramos que la ingesta de alcohol predijo la voluntad sexual con el objetivo masculino tanto para hombres como para mujeres, pero no con el objetivo femenino”, explicó en un comunicado la Dra. Breanne R. Helmers, de la Wayne State University y autora principal del estudio. “La disposición sexual solo se vio influenciada por la ingesta de alcohol y el atractivo percibido de una posible pareja del mismo sexo”, explica Breanne. 

El estudio concluyó que la progesterona, hormona que regula los comportamientos a la hora de relacionarnos socialmente, puede hacer que la bonita amistad entre caballeros se vuelva una atracción real, aunque esta solo se hace evidente mientras dure el estado de intoxicación. 

La investigación ha sido publicada en The Journal of Social Psychology.

Alan Steve Nájera Cortés

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: