SARS-CoV-2 se encuentra en semen. ¿Será una ITS?

La actual pandemia causada por SARS-CoV-2, ha sido el puntal del desarrollo en la investigación básica y aplicada para combatir a la enfermedad COVID-19.

Debido a la gravedad de la enfermedad, el virus ha sido estudiado de diversas formas para evitar la mayor cantidad de contagios.

A partir de ello, sabemos que el virus puede ser transmitido por goticulas que, al hablar, son expulsadas de nuestras bocas y aterrizan en las conjuntivas o ingresan al tracto respiratorio de otras personas.

Si la carga viral, o bien, la cantidad del virus es suficiente, se producirá una infección, de lo contrario podrá ser combatido inmediatamente por el sistema inmune innato.

También se sabe que hay objetos en los que el virus puede mantenerse íntegro durante algunas horas favoreciendo el aumento en los contagios, cuando no hay una higiene correcta en la sociedad, estos objetos se conocen como fómites.

Actualmente estas investigaciones han hecho preguntarse si es posible encontrar el virus en otros fluidos, más en particular, en el semen.

De ser así, ¿este virus podría catalogarse dentro de las infecciones de transmisión sexual (ITS)? Esta fue una de las preguntas formuladas por el equipo de Massarotti, quienes el año pasado obtuvieron hallazgos bastante interesantes.

Como ya sabemos existen dos proteínas fundamentales para la inserción del virus a la célula estas son ACE2 y la serina proteasa 2 transmembrana (TMPRSS2) que en conjunto son utilizadas por el virus para que los dominios de la proteína S, o mejor conocida como spike, se adhiera a la misma y entre a la célula al desencapsidarse.

Ya dentro de esta produce una serie de eventos que llevan a la respuesta antiviral del sistema inmune adaptativo y a eventos inflamatorios en las células afectadas y adyacentes a la misma.

Es por esto que los investigadores buscaron la presencia de ACE2 y TMPRSS2 en testículos, próstata, algunas glándulas y en el mismo tracto urinario. Estudiando de manera análoga la capacidad infectiva de los virus semejantes como son SARS-CoV y MERS-CoV.

De manera sorprendente se encontró la presencia de ambas proteínas o al menos de sus ARNm en las células madre espermatogoniales, en espermátidas alargadas, así como en menor proporción en la próstata y en células de los riñones.

Las autopsias de seis pacientes revelaron daños en los testículos en pacientes con SARS, sin embargo no hubo presencia del virus, por otra parte la información bibliográfica revela que, por su parte, MERS-CoV, tiene una capacidad infectiva en la próstata.

El ARN fue detectado en semen, junto con SARS-CoV-2 que fue encontrado en orina, esto se ve relacionado con la expresión de ACE2 y TMPRSS2 en células de los riñones. Sin embargo, los investigadores mencionaron que aún hay muchas preguntas por descubrir. 

¿SARS-CoV-2 será capaz de evadir la barrera hemato-testicular? ¿Es posible que genere una infección en la próstata?

No se puede excluir ninguna posibilidad, ya que el ARN fue detectado en semen, sin embargo no se excluye la posibilidad de que sólo haya sido un residuo de la eliminación urinaria.

 

La información fue publicada en Andrology y por la OMS.

Christian Ávila

Licenciatura en Biología en la Universidad Nacional Autónoma de México, gusto por las diversidades y con experiencia en técnicas moleculares y de diagnóstico, enfocado en el aprendizaje continuo y difusión de la ciencia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: