La picadura de este animal puede provocarte una alergia a la carne de cerdo.

Como ya sabemos muchas infecciones causadas por insectos llegan a ser propagadas de manera directa por su picadura o mordedura y algunas de ellas llegan a ser de mayor gravedad que otras.

Últimamente las investigaciones y el diagnóstico enfocados en encontrar anticuerpos específicos para combatir las alergias han dado grandes saltos, desde las pruebas con alérgenos en la piel que comenzarán a dejar de ser utilizadas, siendo reemplazadas con pruebas de ELISA que identifican isoformas de la inmunoglobulina E (IgE).

Sin embargo, aún sigue siendo estudiada la etiología de las alergias e identificados algunos de los factores que predisponen a las mismas.

El reciente descubrimiento de la alergia a la carne de mamíferos se remonta a un agricultor de 56 años de Missouri, EUA, que detectó un sarpullido en su cintura y brazos poco tiempo después de haber ingerido una hamburguesa.

Es un tanto curioso pensar en cómo es que la picadura de un insecto puede generarnos una alergia a la carne y esto pocas veces puede verse asociado, es por ello que el agricultor que se dió cuenta de esto, le tomó cerca de 7 años asociarlo e incluso atenderse en una visita al médico, ya que sus síntomas no habían sido de gravedad.

Es un tanto complicado detectar este tipo de alergias y más considerando que no suceden siempre que se come carne, detalla el agricultor que no en todas las ocasiones que consumía carne le aparecían los brotes en su cuerpo.

Y había otras ocasiones en las que presentaba varias veces por semana brotes y llegaba a sentir cierta dificultad para respirar. Además su situación fue agravante, debido a su condición ya alérgica a otros factores y VIH contraído desde sus 21 años.

Su médico tratante, confundido al notar el avance de la alergia a pesar de tratamientos y cambios en el uso de detergentes, comenzó descartando las alergias por alimentos, ya que consideró que aparecía mucho tiempo después de haber comido; mientras que una alergia alimenticia normalmente muestra síntomas a los pocos minutos, en este caso se presentó horas después.

Al paso de los años la alergia continuó apareciendo, hasta que se investigó más a detalle y se pudo dar con el origen de la misma en una garrapata conocida como garrapata estrella solitaria (Amblyomma americanum).

Por extraño que parezca, historias como la de este paciente ocurren continuamente, presentando los síntomas de lo que se conoce como síndrome de alfa-gal (AGS), a la fecha se desconoce en gran parte la prevalencia de la misma.

Es interesante pensar que a lo mucho llevarán unos 20 años de investigación sobre este tipo de alergia, a pesar de tratarse de un producto que consumimos tan frecuentemente, apenas en el 2008 fue relacionado con un carbohidrato denominado galactosa-alfa-1,3-galactosa (alfa-gal) que se encuentra en una amplia variedad de especies de mamíferos, a excepción de los primates.

De este modo a través de reacciones alérgicas por el uso de ratones transgénicos para dar tratamiento a personas con cáncer fue inusualmente vista una alergia por un carbohidrato y a la fecha se continúa investigando la naturaleza de la misma, así como de las distintas alergias.

 

La información fue publicada en BMJ Case Reports.

Christian Ávila

Licenciatura en Biología en la Universidad Nacional Autónoma de México, gusto por las diversidades y con experiencia en técnicas moleculares y de diagnóstico, enfocado en el aprendizaje continuo y difusión de la ciencia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: