China se convierte en la primera potencia mundial.

La economía de las naciones se desarrolla de acuerdo con su producto interno bruto (PIB), si este se ve alterado, su gente se verá afectada para bien o para mal de acuerdo con los cambios suscitados en el mismo.

Eventos extraordinarios como los sismos, guerras y epidemias, llegan a ser, en un sentido económico, favorables para algunos sectores de la población.

Aunque de manera general hay una caída en los ingresos de las empresas, hay algunas pocas que se ven beneficiadas, como las productoras de víveres, materiales de construcción e incluso las empresas de productos de higiene y cuidados personales.

Por otra parte, las empresas que disminuyen su capital son susceptibles a la compra de grandes transnacionales, ya que ellas son capaces de soportar largos periodos de recesión económica, mientras que las pequeñas y medianas empresas son incapaces de lograrlo.

Por otra parte, la riqueza que genera este PIB de cada nación se ve reflejado en sus bienes raíces, maquinaria, infraestructura, entre otros tantos. Por consiguiente, todos estos bienes de valor calculable nos dicen que tanto ha crecido económicamente una nación.

En los últimos días una noticia sacudió al mundo al ser reconocido públicamente que China se ha convertido en la primera potencia mundial al haber superado a los Estados Unidos por más de 30 billones de dólares en un lapso de 20 años.

En el año 2000 la riqueza de la nación oriental se encontraba en 7 billones de dólares, posteriormente ya para el año 2020, esta se disparó alcanzando los 120 billones de dólares, mientras que en el mismo periodo de tiempo, los Estados Unidos llegaron a 90 billones de dólares.

Esto viene de la mano con la premisa que nos dice que en las últimas dos décadas la riqueza se triplicó con la llegada de China a la primera posición económica en el mundo, el hallazgo fue basado en el estudio de 10 países que concentran el 60% de la riqueza a nivel mundial.

Se menciona que casi un tercio del aumento en la riqueza mundial de los últimos años fue gracias a China, al considerar que para el año 2000 se estimó un capital de 156 billones de dólares, cambio repentino que surgió si consideramos que sólo 20 años más tarde se elevó a más de 514 billones de dólares.

Los Estados Unidos desaceleraron su crecimiento al haber un aumento moderado en los precios de sus propiedades, esto no fue impedimento para que entre las naciones asiática y americana hubiera parte importante del 10% de la población mundial que ostenta la mayor parte de la riqueza global.

Se calcula que el 68% del patrimonio de las naciones se compone únicamente de propiedades y tierras, mientras que el resto se ve distribuido entre maquinaria, equipos y bienes intangibles, como las patentes.

“La solución ideal sería que la riqueza del mundo encontrará su camino hacia inversiones más productivas que expandieran el PIB global, según el informe. El escenario de pesadilla sería un colapso de los precios de los activos que podría borrar hasta un tercio de la riqueza mundial, acercándose más a la renta mundial” mencionan al encontrar que la gran inflación en la riqueza pudiera tener problemas por una deuda a promotores inmobiliarios.

 

La información fue publicada por primera vez en Bloomberg Wealth.

Christian Ávila

Licenciatura en Biología en la Universidad Nacional Autónoma de México, gusto por las diversidades y con experiencia en técnicas moleculares y de diagnóstico, enfocado en el aprendizaje continuo y difusión de la ciencia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: