Los videojuegos violentos no conducen a la violencia en la vida real, según estudio

¿Es solo un juego? Esto es un tema que se viene debatiendo desde buen tiempo atrás, debate que generalmente se intensifica después de los tiroteos públicos masivos. Algunos comentaristas vinculan estos actos violentos con los intereses de los perpetradores en los videojuegos violentos. En el público en general, a menudo vinculan los videojuegos violentos con la violencia en la vida real, aunque no se han brindado pruebas suficientes para respaldar este vínculo. Ahora, un nuevo estudio dice que los videojuegos violentos no desencadenan la violencia real en los niños.

«Los medios populares a menudo vinculan los videojuegos violentos con la violencia de la vida real, aunque hay pruebas limitadas para respaldar este vínculo», escribió la Dra. Agne Suziedelyte, autora del artículo y profesora principal del Departamento de Economía de la City, Universidad de Londres. «Analicé cómo el comportamiento violento de los adolescentes varones se ve afectado por los lanzamientos de nuevos videojuegos violentos en los EE. UU. … No encuentro evidencia de que los niños denunciaron que la violencia contra otras personas aumente después del lanzamiento de un nuevo videojuego violento».

El estudio incluyó a niños de 8 a 18 años, el grupo más propenso a jugar videojuegos violentos, y examinó dos tipos de violencia: agresión contra otras personas y destrucción de cosas / propiedad. Los investigadores no encontraron evidencia de que la violencia de los niños contra otras personas aumentara después de jugar un videojuego violento. Sin embargo, los padres informaron que era más probable que sus hijos rompieran cosas después de jugar videojuegos violentos.

«Se analizan los efectos de los videojuegos violentos en dos tipos de violencia: la agresión contra otras personas y el comportamiento destructivo (romper o dañar cosas). La principal conclusión del trabajo es que los videojuegos violentos no parecen contribuir a la violencia contra las personas», escribió la autora del artículo.

«Una explicación probable de mis resultados es que la práctica de los videojuegos suele tener lugar en casa, donde las oportunidades de participar en la violencia son menores», dijo Suziedelyte en un comunicado de prensa. «Este efecto de ‘incapacitación’ es especialmente importante para los chicos propensos a la violencia, que pueden sentirse especialmente atraídos por los videojuegos violentos».

La investigadora señala que existen llamados a los gobiernos para que restrinjan el acceso a videojuegos violentos. En 2013, el expresidente Barack Obama pidió más fondos gubernamentales para la investigación sobre los videojuegos y la violencia. Pero antes de que los gobiernos introduzcan políticas que restrinjan el acceso a los videojuegos violentos, es importante establecer si los videojuegos violentos realmente hacen que los jugadores se comporten violentamente en el mundo real.

En investigaciones anteriores tampoco se ha logrado mostrar suficiente evidencia de una conexión entre videojuegos violentos con actos violentos en la vida real. Suziedelyte explica que su nuevo estudio tampoco encontró evidencia de un aumento en los ataques violentos después de jugar videojuegos, por lo que tales políticas probablemente no tendrán el efecto que esperan sus partidarios: «es poco probable que las políticas que imponen restricciones a la venta de videojuegos a menores reduzcan la violencia».

La investigación se detalla en un artículo publicado en the Journal of Economic Behavior & Organization.

Brandon Córdova

Redactor de ciencia para Enséñame de Ciencia y comunicador científico en Somos Cosmos. Estudia Ingeniería Ambiental en la Universidad Privada del Norte (UPN).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: