Nuestro sistema solar podría estar rodeado por un túnel magnético gigante

Comparación con un túnel real que muestra la orientación. A la izquierda el cielo como aparecería en ondas radiopolarizadas. (Crédito de imagen izquierda: Pixabay / wal_172619 / J. West; Derecha: Dominion Radio Astrophysical Observatory / Villa Elisa telescope / ESA / Planck Collaboration / Stellarium / J. West)

Los científicos finalmente han atribuido una explicación a las misteriosas estructuras del cielo que han desconcertado a los astrónomos durante décadas. Un equipo internacional de astrónomos ha planteado la hipótesis de que la Tierra puede estar rodeada por un túnel magnético gigante, así lo describen en su artículo publicado recientemente en el sitio de preimpresión arXiv y actualmente se está preparando para su publicación en The Astrophysical Journal.

El Espolón Polar Norte y la Región del Abanico, son estructuras conocidas en lados opuestos del cielo desde los años 60. La mayoría de los estudios anteriores han buscado explicarlas de forma individual, mientras que esta nueva investigación sugiere que pueden estar conectados por un vasto sistema de filamentos magnetizados. Juntos probablemente forman una estructura y su forma se asemeja a un enorme túnel que no solo se rodea a nuestro Sistema Solar, sino que también incluye a muchas estrellas cercanas.

«Si tuviéramos que mirar hacia el cielo», dijo la astrónoma Jennifer West, de la Universidad de Toronto en Canadá, investigadora asociada del Instituto Dunlap de Astronomía y Astrofísica. «Veríamos esta estructura en forma de túnel en casi todas las direcciones que miramos, es decir, si tuviéramos ojos que pudieran ver la luz de radio».

Si bien, las estructuras se conocen desde hace más de 60 años, son muy difíciles de explicar. Dada la complejidad de calcular exactamente qué tan lejos están; las distancias han oscilado entre cientos y miles de años luz de distancia.

Usando modelos y simulaciones para analizar de forma conjunta las estructuras, West y su equipo descubrieron que las dos regiones, y los prominentes bucles de radio en el espacio que las separa, podían estar vinculados, resolviendo muchos de los desconcertantes problemas asociados a ambas. También lograron determinar la distancia, las estructuras con forma de cuerdas largas estarían ubicadas a unos 350 años luz de nosotros.

«Este es un trabajo extremadamente inteligente», dice el Dr. Bryan Gaensler, profesor del Instituto Dunlap y autor de la publicación. «Cuando Jennifer me dijo esto por primera vez, pensé que era demasiado ‘fuera de lugar’ para ser una posible explicación. ¡Pero finalmente fue capaz de convencerme! Ahora estoy emocionado de ver cómo reacciona el resto de la comunidad astronómica».

Los autores explican en el artículo que, las observaciones de mayor resolución de esta región, así como las observaciones más sensibles en nuestra galaxia y en otras galaxias confirmarán cada vez más la existencia de una estructura filamentosa mucho más compleja.

«Los campos magnéticos no existen de forma aislada. Todos deben conectarse entre sí. Por lo tanto, el siguiente paso es comprender mejor cómo este campo magnético local se conecta tanto al campo magnético galáctico de mayor escala como a los campos magnéticos de menor escala. de nuestro Sol y Tierra», explicó West.

«Creo que es increíble imaginar que estas estructuras están en todas partes, cada vez que miramos hacia el cielo nocturno».

La investigación se encuentra disponible en arXiv y actualmente se está preparando para su publicación en The Astrophysical Journal.

Brandon Córdova

Redactor de ciencia para Enséñame de Ciencia y comunicador científico en Somos Cosmos. Estudia Ingeniería Ambiental en la Universidad Privada del Norte (UPN).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: