Los murciélagos vampiro no beben sangre con cualquier extraño.

Los murciélagos vampiro (Desmodus rotundus) son animales sociales que buscan crear lazos entre sus semejantes y hasta cierto punto ayudarse entre sí.

Se sabe que los animales que se conforman por grupos llegan a conseguir una mayor cantidad de alimentos con respecto de quienes acostumbran ser solitarios.

Las hembras de murciélago pueden regurgitar parte de su alimento adquirido durante la noche a sus familiares o “amigos”, cuando ellos no tuvieron una buena caza y se encuentran agotados. Normalmente sus lazos afectivos y su compañerismo es cuestión de aseo en donde estos yacen y de ahí que se comiencen a dar preferencias sociales entre los grupos de los mismos, sin embargo esto sólo se sabía dentro de los gallineros donde acostumbran salir a cenar, en un medio externo era desconocido como se desarrollan las relaciones sociales.

Recientemente los investigadores Ripperger y Carter estudiaron si a largo plazo, durante 21 meses, las relaciones sociales formadas para la búsqueda de alimento e intercambio de alimento se suscitaba más allá del gallinero, en cautiverio, utilizaron sensores de proximidad para identificar a los murciélagos que yacían yendo de caza en grupos de “amigos” o familiares.

Al suponer 6 escenarios hipotéticos, encontraron que en muchas ocasiones las hembras salen de su refugio de manera dispersa y no en grupos, pero ya lejos del gallinero estas llegaban a reunirse para cazar y beber sangre conjuntamente.

Se infirió cuales hembras se reunirían, ya que en estudios anteriores dentro de la misma comunidad de murciélagos, en el 2019, se conocía ya como es que estos se distribuían y presentaban lazos entre familiares y conocidos cercanos, por lo que simplificó la tarea de evaluar a quienes salían en conjunto a beber la sangre de los vacunos.

“Sugerimos que el forrajeo social podría tener implicaciones para la evolución social si la cooperación “local” dentro del gallinero y la competencia “global” fuera del gallinero mejora la interdependencia de la aptitud entre los compañeros de gallinero frecuentes” mencionan los autores al describir el modo en que las asociaciones sociales podrían estar teniendo un papel relevante no sólo en el comportamiento de estos animales, sino también en la evolución social de los mismos.
Véase Colibríes hembra evitan el acoso imitando la apariencia de los machos,
para conocer otro caso de evolución social.

Los autores también discuten que este comportamiento socialmente afectivo llegaría a verse favorecido cuando hay “la presencia de una pareja socialmente vinculada podría incluso permitir la defensa conjunta de los alimentos frente a terceros” en otras palabras se protegerían mutuamente, favoreciendo del mismo modo su supervivencia y trascendencia.

 

La información presentada puede ser consultada en la revista Plos Biology y Current Biology.

Christian Ávila

Licenciatura en Biología en la Universidad Nacional Autónoma de México, gusto por las diversidades y con experiencia en técnicas moleculares y de diagnóstico, enfocado en el aprendizaje continuo y difusión de la ciencia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: