Nuestro intestino podría estar acumulando los medicamentos que ingerimos sin que nos demos cuenta.

Los efectos secundarios son las consecuencias que sufrimos al tomar medicamentos, y en un nuevo estudio se comprobó que las bacterias del intestino pudieran estar acumulando los principales medicamentos que ingerimos: analgésicos, antidepresivos, medicamentos cardiológicos y otros.

El término microbiota se refiere a la comunidad de microorganismos vivos residentes en un nicho ecológico determinado. La microbiota residente en el intestino humano es una de las comunidades más densamente pobladas, incluso más que el suelo, el subsuelo y los océanos. En el intestino grueso de los mamíferos la cifra de microorganismos se eleva a 1012-1014.  Menciona la Revista de Gastroenterología de México. 

El nuevo estudio sugiere que los efectos secundarios pueden suceder, incluso cuando los medicamentos han salido físicamente del cuerpo, y estos residuos de medicinas encuentran una segunda oportunidad de vivir en la microbiota, es decir, en los microorganismos a las que han sido expuestos.  

«Esto requiere que comencemos a tratar el microbioma como uno de nuestros órganos», dice uno de los autores del estudio, el bioinformático Peer Bork del Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL) en Alemania. 

El microbioma humano se refiere a la población total de microorganismos con sus genes y metabolitos que colonizan el cuerpo humano, incluyendo el tracto gastrointestinal, el genitourinario, la cavidad oral, la nasofaringe, el tracto respiratorio y la piel. Según la Revista de Gastroenterología de México. 

La biotransformación es el fenómeno que los científicos han estado estudiando, donde las bacterias del microbioma humano pueden modificar químicamente los fármacos que el organismo ingiere.  

No obstante, la biotransformación no es todo lo que debería preocuparnos:  

Los experimentos en el laboratorio con más de 20 especies de bacterias intestinales humanas expuestas a 15 tipos diferentes de medicamentos dirigidos a humanos mostraron que, la mayoría de las veces, las bacterias terminaron acumulando inesperadamente los productos químicos sin modificarlos realmente. Según el estudio

«Fue sorprendente que la mayoría de las nuevas interacciones que vimos entre las bacterias y los medicamentos fueran los medicamentos que se acumulan en las bacterias», dice Kiran Patil, director de investigación de la Unidad de Toxicología del MRC de la Universidad de Cambridge.  También mencionó «Hasta ahora, se pensaba que la biotransformación era la principal forma en que las bacterias afectan la disponibilidad de medicamentos para el cuerpo». 

El gran descubrimiento que se presenta es que los medicamentos no sólo afectan negativamente al cuerpo humano, sino también a las comunidades microbianas que lo habitan, y esto podría afectarlas en su distribución y equilibrio

Los científicos mencionan que los tratamientos médicos a los que son expuestos las personas, pudieran resultar menos efectivos debido al rapto bacteriano de sus componentes químicos. Ya que los médicos al prescribir un medicamento en la dosis no toman en cuenta exactamente a los parásitos: una gran cantidad de microbios absorben cierta cantidad de los medicamentos que tomamos.

«Los próximos pasos para nosotros serán llevar adelante esta investigación molecular básica e investigar cómo las bacterias intestinales de un individuo se relacionan con las diferentes respuestas individuales a medicamentos como los antidepresivos: diferencias en si responde, la dosis de medicamento necesaria y efectos secundarios como aumento de peso «, dice Patil.  «Si podemos caracterizar cómo responden las personas según la composición de su microbioma, entonces los tratamientos farmacológicos podrían personalizarse». 

 La publicación original es de la revista: Nature

Ricardo Costello

Egresado del Tecnológico de Monterrey. Apasionado por la Ciencia.

Deja un comentario